El 1% Que Les Gusta Tanto

Entre técnicos, políticos y analistas resulta frecuente escuchar que son tan pocos, como el 1 por ciento de la población, los que ganan de 40,000.00 en adelante que por eso hay que cargarles la mano cuando se trata de aumentar impuestos.

Resulta verdad de Perogrullo argumentar que quien gana más debe pagar más.

En cualquier economía es indispensable que TODOS aporten y no solo los cautivos.

El problema de la Reforma Fiscal presentada por el Ejecutivo es que nos regresa al populismo. A simple vista se ven muy nobles, el seguro del desempleo o el seguro de retiro, pero en el primer caso pareciera omitirse que las leyes mexicanas establecen la indemnización por el despido y en el segundo se toma la base a partir de los 65 años y de manera generalizada, lo cual  preocupa en el largo plazo por la tendencia de la pirámide poblacional.

Tampoco se presenta un proyecto de austeridad en las finanzas públicas que vaya más allá de los salarios, teléfonos celulares y coches de los funcionarios públicos; siendo un asunto a revisar, realmente su impacto es mínimo y hasta discutible; es mucho más relevante el impacto de la corrupción  uso de los recursos públicos que no se ven en la propuesta de reforma.

Como ha ocurrido en los últimos 30 años los informales siguen intocables con el fuerte impacto que tiene que no paguen ningún impuesto y gocen de servicios gratuitos.

Sin duda el INEGI es un organismo serio y profesional, pero en ese decil del 1% no aparecen pequeños y medianos empresarios que reportan ganancias muy por debajo de sus ingresos reales, trabajadores independientes que no registran sus ingresos porque ofrecen servicios directos, miles, sí miles, de informales cuyas ganancias son incalculables.

Uno de nuestros problemas es que tenemos una economía ficción, que solo se tome como anécdota: cuando en Jalisco un alcalde trató de crear una bolsa de trabajo para ofrecer empleo a los viene, viene; limpiaparabrisas y anexas; se fue con un palmo de “narices” al enterarse que no dejaban su día por menos de 150 pesos. Como este, agregue todos los ejemplos que conozca de la economía real.

Es irrelevante si el ISR pasa de 32 a 34%, es verdad que en países de la OCDE alcanza el 50%, pero la calidad de los servicios lo justifica.

Cuando se menciona al 1% que gana más de 40,000.00 no se incluye a los empresarios que aparecen en la lista de Forbes, ni siquiera a los que cotizan en la Bolsa; ellos se cuecen aparte. Más bien se trata del mensaje que se traduce como “estaríamos mejor si todos fuéramos pobres”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *