El Orgullo y La Pobreza

Publicado originalmente en el diario Milenio el 17 de julio de 2013

Somos un país rico lleno de pobres. El Inegi describe a la familia mexicana de clase media compuesta por cuatro integrantes: padre, madre y dos hijos; en promedio, gastan $4,400 pesos al mes en comidas fuera de casa, con al menos una tarjeta de crédito, con una computadora, al menos un integrante trabaja en la economía formal y rara vez con acceso a préstamos bancarios.

Un reporte en The Economist del mes pasado describe que aunque los mexicanos no lo sintamos así, la fábrica socioeconómica en la última década ha cambiado de tal manera que emigrar ilegalmente a los Estados Unidos para trabajar ya no es atractivo. Dos días después, la revista Proceso cita una encuesta del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) en la que el 42 por ciento de los encuestados se iría a vivir fuera de México si pudiera, más de la mitad a Estados Unidos –la diferencia es que no lo harían indocumentados– cambio que podría ser atribuido a otros motivos.

La realidad quizás no está en un lado ni en el otro. Mientras que esta semana el Inegi reportó que el ingreso corriente promedio por hogar creció 1.5 por ciento, el coeficiente Gini, la medida con la que se compara la desigualdad en la distribución del ingreso, también creció alrededor de 1 por ciento. De hecho, las percepciones de la clase media no crecieron entre 2010 y 2012; sólo vieron incrementos los hogares que ganan menos de $6,000 y más de $42,000.

Sin embargo, la última década trajo la disminución en la desigualdad del ingreso más grande de los últimos 50 años (desde que se lleva este registro), una reducción de 10 puntos. Esto avala la teoría que pese a la narrativa nacional, hay progreso mesurable en el combate a la pobreza. Aun así, nuestra historia no pronto nos dejará olvidar que nacimos como fruto de un conflicto por igualdad y distribución de riquezas. Lo que se le escapó al diario londinense es el orgullo mexicano por la superación de la pobreza; en el fondo, es más nuestro deseo de triunfo en este conflicto que sus mismos resultados.

El camino por andar es inmenso; entre los países de la OCDE, México tiene el índice Gini más alto. Nos debe dar gusto que internacionalmente se nos vea como país de clase media, pero los mexicanos sabemos que la pobreza, sobretodo en el campo, sigue siendo insuperable para casi la mitad de la población. Si bien hemos pasado de país con 80 por ciento hace 50 años a alrededor de 45 por ciento actualmente, es un hecho que el tangible progreso de la última década no ha permeado uniformemente en la población.

El orgullo de la pobreza

La pobreza sigue a las expensas de las migajas de los más afortunados

4 thoughts on “El Orgullo y La Pobreza

  1. He estado explorando un poco por artículos de alta calidad o entradas en blogs sobre estos temas. Explorando en Google por fin encontré este blog. Con lectura de esta información, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este sitio web y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

  2. Qué ventajoso encontronazo aquel artículo sobre visa americana. Esto es una exposición de que para entender superior estos no llegarle la camisa al cuerpo se ha de poseer un plan de pesquisa oportuno, tonelaje de contrato que alcance ser de posible perspicacia inconveniente sin derribar en la bobería, y conjuntamente de todo esto que logre ser una vía intacta de sugestión. Mis sumisiones hacia su compromiso y que continúen así.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *