Historia

OSO-MALOSO-porthole-icon copy

El Oso Maloso

Leyenda (1911-?)

Un auténtico hijo de la Revolución. Sus orígenes no son claros, pero se asume por su apariencia que es de Madre gabacha.

Registros señalan que inició estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Nacional de México, pero también hay evidencia que indican estaba matriculado en el Instituto Tecnológico estudiando Física y Economía al mismo tiempo.

Después de algunas asignaturas menores, su carrera periodística estalló cuando destapó una conspiración internacional alrededor de la expropiación petrolera en 1936.

Exiliado por el Gobierno por lazos con el Maximato, emerge en 1938 con un escandaloso reporte de la ascendencia Nazi en Alemania solo para ser  abatido por rumores de su propio involucramiento en el Partido Nacional Socialista. Aún así, su cobertura en campo de la Segunda Guerra Mundial es seguida vorazmente en México.

Regresa a la Patria al fin de la guerra como estandarte periodístico en El Nacional y a desempeñar un rol de influencia internacional  tabernario para publicitar el Milagro Mexicano.

Su cobertura de la Conferencia Norteamericana en 1956 nuevamente lo convierte en un enemigo del Gobierno y su crítica a la política económica de la época disminuye su influencia periodística drásticamente.

Sin los dotes gubernamentales a los que se había acostumbrado, se hunde en el juego y la bebida, convirtiendo aún más que nunca la imagen de Maloso con el que se le atacaba en realidad.

En 1965, un empresario poblano de popularidad, pero no fama similar al Oso, lo contrata para dirigir un nuevo periódico, El Heraldo. Su olfato periodístico rápidamente convierte al diario en un periódico relevante hasta que en 1968 después de haber sido censurado, filtra información a medios internacionales de las realidades que escondía el gobierno mexicano.

Durante la década de 1970 se dedica a cubrir eventos internacionales como reporterto freelance y a combatir los demonios de su pasado.

El 7 de marzo de 1985  el Oso publica su último artículo para la Prensa Libre previendo que Mikhail Gorbachev, sospechado capitalista,  se convertiría en el Secretario General del Partido Comunista Soviético. Nunca se volvió a saber del Oso.

JM Foto

Juan María Naveja Diebold

Editor en Jefe

Quisiera empezar por decir que no soy el oso. El oso es un personaje ficticio; el periodista que quisiera ser, pero aún más importantemente es el periodista que quisiera leer.

Nací y crecí en la Colonia Americana de Guadalajara, Jalisco, donde todavía me siento en casa a pesar de llevar algunos años viviendo en la Ciudad de México, Monterrey y el extranjero.

Estudié en el Tecnológico de Monterrey y en la Universidad de La Trobe en Australia. He trabajado para el Gobierno del Estado de Jalisco, para una industrial mexicana de presencia mundial y como consultor para compañías de bienes raíces, tecnología y telecomunicaciones.

Llevo escribiendo desde 2008 una columna para el periódico Milenio y colaboro ocasionalmente en el diario 24 Horas.

Actualmente estoy completando una maestría en la Universidad de Pensilvania y continúo con proyectos de consultoría.

Me gustan el basquetbol, la vinicultura, el cine y la televisión, pero mi pasión está en la palabra escrita.

003n1pol-1_mini (1)

Juan María Naveja de Anda

Co-Autor

Juan María nació en San Julián, pueblo de Los Altos, Jalisco de una familia ganadera. Se tituló en Comunicación Social de la Universidad del Valle de Atemajac en la Ciudad de Guadalajara en donde creció.

Ha dirigido noticieros como Director de Noticias y Locutor para Notisistemas, MVS y CNN entre otros. Además de colaborar en múltiples noticieros televisivos y publicar con diarios como El Informador, Milenio y El País.

Después de 25 años como periodista ocupó puestos en el gobierno estatal de Jalisco como Coordinador de Asesores al Gobernador y Secretario de Planeación y en el gobierno federal como Subsecretario de Normatividad en Medios y Coordinador de Comunicación en la Cámara de Diputados.

Hoy en día Juan María asesora a compañías como Lenovo y El Financiero y a instancias de gobiernos municipales, estatales y federales como Director de su firma de consultoría, Flujo Comunicación.

Le frustran demasiado los equipos de futbol de su ciudad, Guadalajara, por lo que ahora apoya a los de su ciudad adoptiva, Atlanta, donde frecuenta a los Bravos, los Hawks y los Falcons.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *