La Estrategia de Regalar Dinero

De cumplirse los propósitos del gobierno federal en 2014 crecerá la política subsidiaria como fórmula para abatir la pobreza, a pesar de las experiencias del pasado y de las vividas por países como España cuya política de bienestar es una de las causas de la crisis de la que tardará un buen rato en salir.

Seguramente hay más, pero esta es una lista de “apoyos” que se otorgan en México y, aunque resulte difícil de creer hay familias que llegan a recibirlos todos o la mayoría: oportunidades, combate al hambre, liconsa, productos de diconsa,complementos alimenticios, guarderías infantiles, estancias infantiles, transporte escolar, útiles escolares, becas escolares, educación gratuita desde básica hasta superior, uniformes, 65 y más federal y local, pensiones, jubilaciones, descuentos en servicios públicos como agua y electricidad (en este renglón la energía gratuita a trabajadores del sector eléctrico), las partes proporcionales en seguro social, fonacot e Infonavit, seguro popular, seguro de desempleo, madres solteras, subsidios al campo como: procampo, agroquímicos, combustibles, ganadería, pesca, producción forestal, 3X 1, migrantes, jornaleros agrícolas, empleo temporal, opciones productivas, tu casa, piso firme, vivienda rural, fomento a las artesanías, mujeres en el sector agrícola, primer empleo y desde luego los subsidios de mayor impacto en la economía: gasolina, energía eléctrica y transportes como el metro; entre otros. La lista podría ocupar todo el espacio del artículo…

A lo anterior hay que agregar los factores que disparan aún más los costos de los programas sociales, por ejemplo: los presupuestos de difusión, se sabe de gobiernos que destinaron los mismos recursos a la compra de mochilas que a la estrategia de promoción; los sobreprecios producto de licitaciones que se resuelven por la vía de la asignación directa y las grandes estructuras para la asignación, entrega y supervisión de los recursos.

Como no existe una base de datos confiable no se puede cruzar la información para determinar con exactitud lo que recibe cada persona, se han documentado casos de familias que se han especializado en inscribirse en todos los programas posibles.

Aunque parezca verdad de perogrullo, la riqueza se construye con riqueza, regalar el dinero sin un proyecto definido en ninguna parte terminó con la pobreza, en cambio sí ha creado nuevas élites que aprenden a vivir de los subsidios, pasa en Estados Unídos con el seguro de desempleo, está ocurriendo en España donde se dice hay quienes ya le encontraron gusto a la fórmula del paro.

Hay ejemplos notables de proyectos que han ayudado a mejorar el nivel de vida como los créditos a mujeres para desarrollar proyectos, pero casi nunca han sido permanentes y pocas veces a fondo perdido.

Pensemos en dos subsidios que le cuestan mucho al país el de los combustibles y el de la educación, en el caso del primero se puede argumentar lo que se quiera pero el caso es que el automovilista recibe gasolinas por abajo del costo que representa llevarlas a los expendios y en el caso de la educación, México es uno de los pocos países en el mundo en los que la educación superior es gratuita. Ojo, no se trata de cerrar la puerta a los estudiantes cuyas familias no pueden pagar, a ellos, cuando se trata de jóvenes con capacidades o verdaderos deseos de terminar una carrera se les debe respaldar, incluso con becas de sostenimiento; no así con las muchas familias que pueden hacer aportaciones y ¿Qué decir de la existencia de carreras cuyo campo de acción está totalmente saturado?

Hay la promesa (¿ilusión?) que este año el gobierno tendrá los ingresos más altos de la historia, se insiste en que con las reformas vendrán grandes capitales y por lo tanto se crearán empleos suficientes y mejor remunerados, parece que no es el caso, inclusive en Brasil y lo veremos en unos meses con las protestas sociales antes, durante y después del Mundial de futbol.

Los subsidios generalizados y permanentes los han impulsado tanto los gobiernos es todos los partidos en el país la mayoría de las veces como una fórmula de atraer y conservar votos, el costo ha sido elevadísimo y como podemos ver los resultados no son los pretendidos.

No es necesario ser adivino, una de las metas de los subsidios de 2014 está en las elecciones de 2015, en las que el PRI buscará un mayor control de las cámaras y encaminarse a refrendar el poder en 2018.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *