Sin Cabida Para Reformas Ligeras

La Reforma Energética va mucho más allá de Pemex y la CFE, poner a punto al país en la materia implica mucho más que petróleo y electricidad, hoy en el mundo se trabaja en nuevas fuentes de energía, se experimenta para encontrar alternativas para el relevo de las fuentes  fósiles a sabiendas de que son finitas y se requiere de nuevas alternativas.

¿Qué hay en materia de biocombustible? ¿Qué del uso del hidrógeno? ¿Hasta dónde hemos avanzado en energía eólica? ¿Cuántos progresos en la producción de etanol y otro tipo de combustibles?

El reto que tienen los legisladores enfrente va mucho más allá de las reformas ligeras, ya no hay tiempo para consideraciones patrioteras ni populistas, en los últimos 50 años el país ha tenido la bendición del petróleo que ha sido el principal sostén de la economía nacional, pero el tiempo nos está ganando, hoy sabemos que el petróleo se va acabar, que Estados Unidos, nuestro principal comprador en poco tiempo disminuirá sus adquisiciones y que no hemos hecho la tarea para contar con independencia en la producción de combustibles.

La Reforma Energética en su conjunto debe considerar la experiencia del pasado, el momento que se está viviendo y el futuro; por eso, debe de ser una reforma de grandes alcances, volver a los gradualismos no le sirve al país.

Hay que sentar las bases para tener claro de dónde saldrán los recursos para construir infraestructura, cuáles serán los métodos de transportación segura, seguimos anclados en problemas tan rudimentarios como la ordeña de ductos que significa la pérdida de miles de millones de pesos al país, en el robo hormiga de energía eléctrica tan propicia para “proteger” ambulantes y particulares que se las ingenian para robarse la luz.

Debemos saber cómo lograremos abastecer a los particulares, a los industriales, al campo; cómo lograremos realmente bajar los costos, que es la principal promesa que se le fórmula a los ciudadanos, aún a sabiendas de que se tomará un buen tiempo para llegar a la eficiencia que propicie precios más bajos…

Porque no es verdad que en automático bajarán los precios, es más quizás nunca ocurra porque la tendencia es a fijarlos de acuerdo con los precios internacionales, en áreas como el sector eléctrico hay tantas resistencias por romper que difícilmente veremos cómo se mete en cintura a miles de ambulantes que se cuelgan de las redes públicas o que paguen gobiernos, organismos y particulares que están subsidiados.

Se necesita trazar un programa ambicioso en materia de investigación y desarrollo que nos permita determinar los caminos más convenientes para el futuro energético de la nación. Es fundamental establecer los límites que frenen la contaminación, trabajar en energías limpias, el uso eficiente del agua que nos permita aprovechar las fuentes hidrológicas tan ricas que existen en el sureste del país, pero que tanta falta hacen en el norte.

También se debe considerar que la demanda interna de energía eléctrica, gasolina y gas es creciente, parte de la modernización de pequeñas y medianas comunidades pasa por dotar de servicios que requieren de los mencionados insumos

La historia reciente nos indica que los análisis técnicos han sucumbido ante los intereses políticos, esperemos que esta vez sea diferente, que exista compromiso y visión de lo que México necesita para hoy y para mañana.

Aferrarse a leyendas o mitos como lo que quiso o buscó Lázaro Cárdenas es tan inútil como controversial, solo ayuda para que se digan y respondan el gobierno y los partidos de izquierda.

Hay países que han hecho del petróleo una herramienta del populismo, nosotros mismos y Venezuela, hay otros como Noruega que impulsan proyectos integrales de nación.

Con los hidrocarburos como punta de lanza México estaría en condiciones de impulsar una verdadera reforma energética que considere todos los ángulos aquí mencionados y otros que darían un giro al destino del país. Lamentablemente en estos días de discusión se han visto muy presentes el patrioterismo, la miopía y los intereses creados.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *